¿Quieres llevar tu carrera como organizador de eventos al siguiente nivel?
 
Tanto si eres un novato o un veterano en la industria, siempre hay maneras de conseguir ser mejor que el día anterior.
 
Hemos hablado con organizadores de eventos con éxito y hecho un resumen de su indicaciones y aquí os dejamos 5 pasos fáciles para conseguir ser como ellos.
 
Despierta temprano
 
Recuerda que cuanto antes te levantes, más largo será tu día y podrás aprovecharlo para ser más productivo.
 
Los organizadores más productivos comienzan su día mucho antes de que amanezca. Esto les da un tiempo amplio y tranquilo para preparar la jornada, leer e-mails, y resolver los pequeños quehaceres antes de que el trabajo del día comience a llegar.
 
Muévete
 
“Mente sana in corpore sano”. Los más exitosos hacen ejercicio a diario y normalmente a la misma hora cada día. Si te estás preguntando cuál es la mejor hora para hacer deporte, realmente no importa. Decídete por una hora que encaje bien en tu horario, antes, durante o después del trabajo. Los mejores organizadores insisten en que hacer ejercicio les ayuda a mantener la energía durante todo el día.
 
Ten una rutina matutina
 
Los organizadores efectivos no son productivos porque sí, si no que preparan su día muy meticulosamente para conseguir la mayor productividad.
 
Esto empieza por comenzar cada día exactamente de la misma manera. Quizás suena aburrido, pero nuestras mentes (y cuerpos) trabajan mejor con rutinas. Así que experimenta con lo que te viene mejor y después, mantenlo, cada día.
 
Para ayudarte a comenzar, aquí tienes un ejemplo de un organizador con el que hemos hablado. Esto es lo que hace cada mañana:
 
6.00am: Levantarse, lavarse los dientes, beber un vaso de agua
6.05am: Unos minutos de meditación seguidos de una pequeña carrera
6.30am: Ducha, cambiarse de ropa para ir a trabajar
7.00am: Planificar las tareas del día
7.15am: Leer e-mails mientras desayuna
8.00am: Salida hacia la oficina Quizás tengas que levantarte más temprano para llevar a los niños al colegio o decides cambiar el ejercicio a después del trabajo. Está bien, simplemente crea una rutina matutina y síguela.
 
¿Qué falta?
 
Quizás notes que hay algunas cosas que nos estamos dejando. Quizás te estés planteando “¿y qué pasa con el botón de “snooze” de la alarma o el momento para mirar Facebook?”
 
Tienes razón. Los organizadores de eventos más exitosos no tienen esas cosas en sus rutinas matutinas. Y recomendamos que tu también las mantengas fuera.
 
Ya habíamos avisado de que esto no iba a ser fácil. Pero te aseguramos que incrementará tu productividad.
 
¡Mucha suerte!