Como organizador de eventos, necesitas estar equipado con estas dos habilidades:

  1. Planificar y ejecutar eventos, tanto grandes como pequeños
  2. Convencer a la gente para que acuda a tus eventos

Convence a los indecisos con pequeños regalos tentadores.

Tradicionalmente, esperamos que los participantes compren sus tickets primero, antes de que les hayamos mostrado todo el contenido del evento. Cómo sería si invertimos este proceso?

En lugar de pedirle a los potenciales que confíen en nosotros y compren un ticket para un evento (antes de hacer nosotros nada por ellos), ¿Qué tal si les aportamos valor antes?

Si tienes un vídeo de un buen ponente o un show que vaya a suceder en tu próximo evento, considera utilizar tu speech entero a alguien que está dispuesto a darte (al menos) su e-mail.

De esta forma, participantes potenciales tienen la oportunidad de probar que habrá en el evento y si les gusta, querrán saber más.  De hecho, hay muchos organizadores que consiguen vender entradas más caras usando esta técnica.

“Mientras queden existencias!”

Uno de los trucos más antiguos es también uno de los más efectivos.

Creando urgencia, “obligas” al potencial a tomar una decisión rápida, primitiva, por el miedo a perder la oportunidad.

Y hay muchísimas formas de crear este sentimiento de “miedo” .

Si estás vendiendo un evento popular en el que años anteriores se acabaron las plazas, simplemente, di la verdad. Por ejemplo: “ En el evento de 2016 las entradas se acabaron 4 meses antes, así que te animo a que compres ahora para no quedarte fuera!”

Mantente atento para la parte 2.

Pronto en el blog de PowerVote.  Suscríbete para recibir nuestra newsletter mensual, directamente a tu inbox.